Bienvenidos a ATIMANA-DAH.

ATIMANA-DAH lucha cada día por y para las personas que se ven afectadas por el TDAH, desde el ámbito familiar, escolar, social e institucional.

Pueden contactar para cualquier consulta sobre este blog en el correo: secretariaatimana@gmail.com

No olvides visitar nuestra web: http://www.atimana.org/pagina-principal/




ASÓCIATE

ASÓCIATE
Juntos somos más, juntos podemos más

Tratamiento farmacológico en el TDAH




¿Qué buscamos con la medicación?

 Cuando nos decidimos a medicar, buscamos el equilibrio entre beneficios y efectos adversos.
La medicación controla los síntomas, ayudando a los otros problemas asociados y a la terapia que el niño o niña esté llevando. Cómo con toda medicación, la cuestión está en conseguir un equilibrio entre los beneficios que aporta y los posibles efectos adversos, si los hubiera. Hay casos en que los efectos adversos son demasiado acusados y no se puede continuar con la medicación, para estos casos hay alternativas que su médico le comentará. Sin embargo hay otros casos en los que no se dan prácticamente efectos secundarios y los que aparecen se palian con facilidad o van desapareciendo por sí solos en poco tiempo.

---------------------------------------


La primera opción de tratamiento para el TDAH es el metilfenidato, tanto para niños, como para adolescentes y adultos. El metilfenidato es un psicoestimulante, más conocido por el nombre con que se comercializa (Rubifen, Concerta, Medikinet), se utilizan para mitigar los síntomas de este trastorno como son el déficit de atención y la hiperactividad. El metilfenidato lleva mucho tiempo usándose, desde 1955 y, por tanto, tiene a sus espaldas años de estudios  y experiencia. Es por ello que se considera un tratamiento seguro y efectivo. El metilfenidato no actúa con eficacia para todos los síntomas del espectro del TDAH, pero sí que tiene un efecto importante y eficiente en los síntomas nucleares, hiperactividad, impulsividad y déficit de atención. Tiene menos eficacia en comorbilidades que aparecen con el TDAH relacionadas con  comportamiento social, agresividad, problemas académicos… Es por ello que se habla de un tratamiento multidisciplinar, ya que las terapias pedagógicas y psicológicas trabajaran de forma efectiva sobre estos problemas que la medicación no puede controlar.

Tanto el metilfenidato como la atomoxetina tienen efectos secundarios que debemos tener en cuenta pero que tampoco deben asustarnos.  

En el caso del metilfenidato los efectos secundarios son los propios de un estimulante. Los más frecuentes son: nerviosismo, problemas de sueño (sin que existe evidencia de afección de la calidad del sueño y del descanso), disminución del apetito, en ocasiones dolor de cabeza y dolor abdominal (de poca frecuencia y que se minimizan en poco tiempo hasta desaparecer). Todos estos efectos secundarios suelen presentarse en el inicio del tratamiento y desaparecer espontáneamente al poco tiempo.

Debemos tener en cuenta que muchos de estos efectos secundarios que se nombran ya están presentes en el niño antes de la toma, ya sea porque  los crea el ambiente y las circunstancias o porque son también inherentes al trastorno. Lo que ocurre es que el medicamento puede incrementarlos.

LA REALIDAD ES QUE EL METILFENIDATO ES UNA MEDICACIÓN DEMOSTRADAMENTE SEGURA. 

La dosificación del medicamento depende de cada caso concreto, ya que no solo influye la edad sino las características particulares de cada niño, aunque como toda medicación se guía también por el peso del niño o niña.

 Existen varias formas de presentación del metilfenidato. Primero nos encontramos con la liberación rápida como es el caso del Rubifen que suele tener efecto de 4 o 5 horas. Cuando se usa solamente este medicamento, se suele repetir su administración varias veces al día, normalmente cada seis horas, para evitar así picos en la conducta. Por otro lado tenemos el Concerta y el Medikinet, ambos de acción o liberación prolongada. Son muy parecidos, la diferencia está en la duración. Concerta tiene un efecto de 12 horas mientras que Medikinet dura unas 8 horas.

Dar con la medicación correcta es complicado puesto que los niños responden de manera diferente a los medicamentos. En la práctica se encuentran niños que responden bien al Concerta y no al Medikinet o al contrario. Existen casos en los que se hace necesario mezclar metilfenidato de acción lenta y rápida. Sea como sea es el especialista el que estudiará cómo y con qué medicar e irá ajustando sus acciones a cada situación.

Actualmente existen estudios de largo plazo que no evidencias efectos indeseados de la medicación  e inclusive, estudios recientes, han descartado algunos de los efectos indeseados y más temidos, como efecto de ella. Evidentemente la investigación acerca de la medicación continúa.

 La segunda opción en el tratamiento del TDAH:

Como segunda opción tenemos la atomoxetina conocida por su nombre comercial que es Strattera. La atomoxetina comenzó a usarse en España en 2006. Se trata de un antidepresivo y se ha visto efectividad cuando el TDAH está asociado a ansiedad, aunque también se utiliza en los casos en que el metilfenidato no da los resultados esperados o no se puede usar por las causas que sean. La atomoxetina es un inhibidor de la re-captación de la noradrenalina.

El uso de la atomoxetina no es problemático y se considera seguro, como el metilfenidato. Su punto  a  favor es que no interfiere con el sueño por lo que se pueden realizar las tomas más tarde o incluso por la noche. En adolescentes y adultos la atomoxetina es mejor tolerada, ya que en el adolescente la ansiedad suele ser un síntoma que se presenta con mayor frecuencia.

 Los efectos secundarios de este medicamento son los típicos de un antidepresivo, pero en el caso de la atomoxetina son más tolerados que cualquier otro tipo de antidepresivos.


-----


Cuando nos encontramos con algún trastorno acompañando el TDAH se trata primero el trastorno considerado más grave. El especialista estudiará el caso y decidirá cuál es la mejor opción. Por ejemplo en el caso de que el TDAH curse con ansiedad suele darse importancia a este último y se opta por el tratamiento con atomoxetina como primera opción. La existencia de comorbilidades en el TDAH hace que en muchas ocasiones se necesite usar otros fármacos en el tratamiento, siempre será el especialista quién valore este aspecto.



Frecuentemente los padres se preguntan que síntomas modulan los fármacos y si hay fármacos solo para el déficit de atención o solo para la hiperactividad, por ejemplo. Los fármacos usados para el TDAH están diseñados para atacar a los tres síntomas nucleares del trastorno: hiperactividad, déficit de atención e impulsividad, ya que el tipo combinado que presenta los tres síntomas es el más común entre los afectados por el TDAH. Por tanto no podemos decir que exista un medicamento diseñado específicamente para un solo síntoma.  



Otra duda de las familias con respecto a la medicación se refiere a la duración del tratamiento farmacológico. Dejar la medicación o no a partir de cierta edad va a depender de la sintomatología y evolución de la persona. El TDAH es un trastorno crónico, de manera que puede ocurrir que  la persona llegue a la edad adulta tomando medicación. La retirada de la medicación no paree ser, ahora mismo,  la opción más ideal en la mayor parte de los casos, por lo que indican las últimas investigaciones y casos evaluados. Aunque fue tónica general retirar la medicación en la adolescencia, se ha podido comprobar que esta práctica no es del todo correcta pues el TDAH sigue estando ahí y afectando de manera significativa y negativa a los adolescentes.



Descansos de la toma u olvidos

 El olvido de una toma no es significativo cuando hablamos medicamente, es decir, no se van a producir efectos notables a nivel nervioso o a nivel físico; pero debemos tener claro, que en el colegio se va a notar y puede que mucho, sobre todo si esto se hace durante varios días o semanas. Cuando los efectos secundarios son marcados, puede ocurrir que el especialista recomiende que se deje la medicación durante las vacaciones por ejemplo. El efecto rebote va a ser mínimo y no existen consecuencias físicas negativas de suspender la medicación. Pero también debemos tener en cuenta la palabra de psicólogos y pedagógos que tienen un papel importantísimo en el tratamiento de este trastorno.  

Desde el punto de vista psicopedagógico, el problema de los descansos en la medicación, el fin de semana o durante las vacaciones, reside en que los aprendizajes no consiguen consolidarse de igual forma, de forma efectiva. Los aprendizajes se interrumpen y no se consolidan y evolución progresiva en cuanto a rendimiento académico va a peor. El efecto del fármaco deja de estar ahí y cuando se vuelva a la toma se tendrá que esperar un tiempo a que empiece a regular,  tiempo perdido. Es importante tener en cuenta que el TDAH es un  proceso crónico y por tanto hay que acostumbrarse a tomar el fármaco cada día, como si de otra medicación crónica se tratara.




Abordaje multidisciplinar del TDAH

El tratamiento óptimo del TDAH se centra en un abordaje multidisciplinar en el que la medicación es solo una pequeña parte.  Un tratamiento que combina la medicación, las adaptaciones escolares y familiares, la educación de padres y niños para el trastorno, el tratamiento psicológico y el psicopedagógico. Lo que queda claro es que con el tiempo ha resultado evidente al efectividad de la medicación en el TDAH no solo por sus efectos directos sino porque ayuda sustancialmente al éxito de las otras terapias concomitantes en el tratamiento.



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante información. Gracias por publicarla

Fayna dijo...

Mi hijo gracias a la medicación ha podido salir adelante porque con ella ha conseguido sacar más partido al tratamiento psicopedagógico. El concerta no nos dio buen resultado y por eso nos pasaron al medikinet, hasta ahora con este otro nos ha ido a las mil maravillas.

Anónimo dijo...

Es una información interesante, sobre todo cuando hay tantos que intentan meternos el miedo en el cuerpo con esto de la medicación

Anónimo dijo...

me podría informar de risperidona por favor

Atimana-dah dijo...

Hola amigo/a. La rispedona es un medicamento psiquiátrico usado en el TDAH ante la existencia de comorbilidades. Si necesitas más información acude a tu asociación más cercana. En la portada del blog puedes encontrar información sobre las asociaciones. Si eres de Tenerife o de cualquier otra isla puedes llamarnos al 922645715 o contactar al correo secretariaatimana@gmail.com si bien este mes estamos cerrados por vacaciones, desde el 1 de septiembre estamos trabajando. Un saludo